CCOO insta al Gobierno a derogar el voto rogado

    El Parlamento Europeo ha pedido al Gobierno español a mejorar la legislación que impide el voto de los emigrantes. CCOO quiere que el ejecutivo español atienda esta petición, ya que la regeneración democrática exige la restauración de los derechos de los emigrados.

    13/12/2016.

    La modificación de la Ley Orgánica de Régimen Electoral General (LOREG) en febrero de 2011 recortó el derecho a participar de los emigrantes. La medida la apoyaron todas las fuerzas políticas del Parlamento, excepto Izquierda Unida y Coalición Canaria.

    Desde entonces se aplica a los emigrantes el sistema del voto rogado, que les obliga a solicitar la concesión de este derecho a la autoridad electoral. En España, los ciudadanos ejercen directamente el voto sin tener que pedirlo, lo que resulta discriminatorio para quienes tuvieron o tienen que emigrar.

    El 14 de diciembre de 2015, el secretario de Acción Sindical de CCOO, Ramón Górriz, denunció esta discriminación. En el comunicado, con el título “CCOO por la derogación del Voto Rogado”, se hacía eco de la caída drástica del voto exterior -del 35 al 5 %-; se oponía a la supresión de un derecho con el argumento de un posible fraude electoral y planteaba como alternativa el incremento de los controles, en lugar de cercenar un derecho fundamental. Denunciaba también la negativa del Partido Popular a escuchar el clamor de las organizaciones de emigrantes y de sus órganos de participación.

    Por su parte, el secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, envió una carta al Presidente del Gobierno, a la Junta Electoral Central y al Defensor del Pueblo, el 11 de mayo de 2016. En la carta les reiteraba la necesidad de suprimir los obstáculos legales y administrativos que impiden a los emigrantes participar en las elecciones. Concretamente, les planteaba la derogación de la legislación que dificulta el derecho al voto, así como la superación de las deficiencias adminstrativas. En especial el retraso en la llegada de las papeletas electorales, que hacen imposible el voto de los emigrantes.

    El Parlamento Europeo es el que insta hora al gobierno a mejorar la legislación que impide el voto de los emigrantes. CCOO quiere que el ejecutivo español atienda esta petición, pues creemos firmemente que la regeneración democrática exige la restauración de los derechos de los emigrados.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.