6 años de una reforma laboral ineficaz e injusta

    Artículo de Manuel Pina, Secretario General de CCOO Aragón, publicado el 28 de marzo en el Heraldo de Aragón.

    28/03/2018.
    Reforma laboral

    Reforma laboral

    Hace un mes se cumplieron 6 años de la aprobación, sin consenso social y político, de la reforma laboral. Para CCOO ha sido el mayor ataque, en democracia, a los derechos laborales y, por eso, la combatimos con una huelga general.

    La reforma partía de un error de concepto ya que el mercado de trabajo no fue una de las causas que provocaron la crisis en 2008. Crisis que afectó a unos países más que otros, no por sus distintas regulaciones laborales sino por sus diferentes modelos económicos. Los más débiles la sufrieron de manera más profunda y más larga. A eso hay que sumar que nuestro modelo económico es especialmente débil, poco productivo y poco competitivo y nuestro mercado laboral es el reflejo de ese modelo, con alta temporalidad, baja cualificación y fuerte desigualdad.

    A pesar de eso, el gobierno del PP defendió su reforma como un instrumento para facilitar la contratación, potenciar los contratos indefinidos y, finalmente, alcanzar un empleo más estable. Es evidente que en esos ámbitos la reforma ha sido un fracaso anunciado.

    Desde CCOO siempre defendimos que esas no eran las verdaderas intenciones. El tiempo ha demostrado que el objetivo era conseguir una fuerte devaluación salarial en España y desde esa perspectiva, la reforma ha cumplido su función. Los salarios han caído y mucho. Para conseguirlo se modificaron aspectos básicos de las relaciones laborales como: la contratación, la flexibilidad interna, las condiciones laborales, los despidos, los EREs, la negociación colectiva o la intervención sindical.

    En este momento la economía lleva creciendo cuatro años y desde hace meses un gobierno triunfalista utiliza diferentes cifras económicas para hacernos ver que la crisis ha acabado. Nos dicen que el paro se reduce, que el PIB ha recuperado el valor de 2008 y que los dividendos y beneficios en las empresas están en máximos.

    Y si todo va tan bien ¿Cómo no llega la distribución de ese crecimiento a los y las trabajadoras? En CCOO creemos que es ahora cuando la reforma laboral está desplegando sus efectos más negativos en forma de desigualdad.

    La reforma ha extendido la precariedad con una tasa de temporalidad que dobla la de Europa y un incremento del empleo a tiempo parcial no deseado. Además, se siguen utilizando los convenios de empresa para reducir los salarios de los convenios sectoriales sin ninguna causa económica.

    Para CCOO, la reforma laboral debe ser derogada. Pero lo verdaderamente importante es que sea sustituida por unas nuevas relaciones laborales que persigan la precariedad y la temporalidad en la contratación y hagan del despido la última opción en las empresas como hacen los países más desarrollados.

    Además, es fundamental potenciar y articular la negociación colectiva a todos los niveles, así como su extensión, con el propósito de que todas las y los trabajadores estén cubiertos por un convenio. Negociación colectiva que debe tener un papel decisivo en el futuro para impulsar transiciones de empleo, tecnológicas y de adecuación del aparato productivo a la velocidad creciente de los cambios económicos.

    Queremos abrir la puerta a un concepto mucho más moderno, democrático y eficaz de las relaciones laborales para acabar con la desigualdad que se ha instalado en nuestro país, no como accidente temporal, sino como consecuencia de las medidas estructurales tomadas al calor de la crisis.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.