CCOO Aragón advierte de que el empleo que se crea es precario y estacional

    En marzo, el paro ha disminuido en 649 personas, y sitúa el número de aragoneses y aragonesas en paro en 69.707 personas. CCOO Aragón considera que los datos son relativamente positivos. El modelo productivo español está basado en servicios de bajo valor añadido y con un bajo peso en industria.

    03/04/2018.
    Inaem

    Inaem

    El paro registrado desciende en marzo, contabilizándose 649 parados menos, un 0,92% de decremento respecto al mes anterior mientras la media española desciende en 47.697 parados (-1,37%).

    Los resultados respecto al mes de marzo de 2017 son positivos, con una disminución del paro de 7.826 personas que equivalen a un descenso del 10,09%, superior al de la media española que disminuyó el paro anual un 7,56%. El número de parados se sitúa en 69.707 aragoneses y aragonesas. En España la cifra alcanza las 3.422.551 personas, disminuyendo el número de parados en 279.766 personas respecto al año anterior.

    La afiliación media a la Seguridad Social aumenta en términos mensuales y se sitúa, en Aragón, en 555.379 afiliados mientras que en España lo hace hasta los 18.502.088 afiliados. La afiliación ha aumentado en 2.604 personas en Aragón, lo que supone un incremento del 0,47% respecto al mes de febrero. En términos anuales la afiliación aumenta en 18.456 personas, un 3,44%.

    Por sectores de actividad económica, el desempleo disminuye en construcción y servicios y aumenta en el resto. En agricultura el aumento es de 109 parados (2,50%), en industria hay 12 parados más (0,15%), en construcción se registra un decremento del 0,06% (3 parados menos), en servicios 832 parados menos (-1,77%) y en el colectivo sin empleo anterior hay 65 parados más (1,01%).

    Por sexos, el desempleo desciende entre ambos sexos, si bien lo hace más entre las mujeres. En marzo hay 82 parados menos, lo que supone un decremento del 0,29%. Entre las mujeres el paro desciende un 1,35% (567 desempleadas menos). De las personas paradas el 40,72% son hombres y el restante 59,28% mujeres.

    Por provincias, en términos mensuales, el paro disminuye en las tres. En Huesca se registran 212 parados menos (-2,34%), en Teruel 267 parados menos (-4,31%) y en Zaragoza se contabilizan 170 personas menos (-0,31%). En términos anuales el paro disminuye en Zaragoza en 5.604 personas (-9,26%). En Huesca disminuye en términos anuales un 12,43% (1.256 parados menos) y en Teruel un 14,02% (966 parados menos).

    Según edades el paro disminuye entre los menores de 25 años en 16 personas (-0,23%) al igual que en el colectivo de mayores de 25 años que lo hace en un 1,00% (633 parados menos). Así de los 69.707 aragoneses y aragonesas paradas, 6.838 son jóvenes menores de 25 años, lo que representa un 9,81% del total.

    Entre las personas inmigrantes el paro aumenta en términos mensuales, registrándose en marzo 30 extranjeros más en paro, un 0,20% más que en febrero, mientras que en términos anuales nos encontramos con una disminución de 1.512 personas, un 9,16% menos. El número de parados extranjeros alcanza las 14.992 personas.

    El número de contratos registrados en Aragón fue de 44.430, un 3,95% más que los formalizados en febrero (1.689 contratos más) y un 2,96% más respecto a marzo de 2017 (1.357 contratos más). La contratación en España aumenta un 6,50% respecto al mes anterior mientras la variación anual disminuye un 4,96%. De los 44.430 contratos registrados, 5.572 (12,54%) fueron indefinidos mientras que los 38.858 restantes (87,46%) fueron temporales.

    Por su parte, la tasa de cobertura aumenta 2,51 puntos respecto febrero de 2017 y se sitúa en el 54,48%, por lo que continúa dejando a un gran número de desempleados sin protección. La tasa se sitúa en España en el 58,24%, esto es, 3,76 puntos por encima de la aragonesa. Los mecanismos de protección social que existen siguen siendo insuficientes para cubrir las necesidades sociales, el constante aumento de la pobreza y la exclusión social lo demuestran día tras día. CCOO Aragón considera que en tiempos de crecimiento económico, no se puede permitir que aumenten los niveles de pobreza y desigualdad. Por ello, es necesario impulsar los salarios, garantizar la sostenibilidad de las pensiones y mejorar la protección social de modo que acabemos con la pobreza laboral y se garantice un nivel de vida digno a la ciudadanía. Además, es preciso fortalecer la negociación colectiva de forma que los trabajadores y trabajadoras participen en los beneficios de las empresas y se acabe con la precariedad en el empleo.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.