CCOO reclama la convocatoria del Pacto de Toledo para concretar medidas de ingresos en Seguridad Social

    CCOO sitúa como objetivo prioritario en el primer semestre del año la adopción de medidas concretas de mejora de ingresos de la Seguridad Social que puedan trasladarse a los Presupuestos de 2018, de modo que el sistema público de pensiones garantice el doble objetivo de la suficiencia de sus prestaciones y la sostenibilidad de las mismas.

    04/01/2018.
    Es necesario reforzar los ingresos de la Seguridad Social

    Es necesario reforzar los ingresos de la Seguridad Social

    El secretario confederal de políticas públicas y protección social de CCOO, Carlos Bravo, ha señalado que una de las pocas buenas noticias que nos trae 2018 en materia de Seguridad Social consiste en el incremento pactado en el Salario Mínimo Interprofesional como consecuencia del Acuerdo de Diálogo Social, que elevará este año la base mínima de cotización hasta los 858,55 euros/mes. Es una buena noticia, aunque insuficiente si no va acompañada de otras orientadas también al refuerzo de ingresos del sistema que, a juicio de CCOO, deben concretarse en un acuerdo político y social amplio en el Pacto de Toledo que pueda trasladarse de forma inmediata, bien a los Presupuestos de 2018, en caso de aprobarse estos, bien a nuestro ordenamiento jurídico a través de la reforma normativa correspondiente.

    La renuncia a actuar de forma contundente sobre los ingresos, sin perjuicio de continuar con posteriores revisiones del conjunto, como se ha venido haciendo desde 1995, ha llevado al sistema de Seguridad Social a un consumo acelerado del Fondo de Reserva, mientras se mantiene una situación de déficit que podría estar en gran medida corregida si se hubiesen adoptado medidas como las propuestas por CCOO.

    Es igualmente lamentable para CCOO que la revalorización de las pensiones aprobada para este año haya vuelto a situarse en el 0,25%, en lo que es, de hecho, una “casi-congelación” que viene contribuyendo a que las pensiones públicas acumulen ya una pérdida máxima de poder de compra de -3,10 puntos porcentuales desde el año 2007, atendiendo al dato de IPC adelantado por el INE en el mes de diciembre que situaba la inflación interanual en el 1,2%. Incluso las pensiones mínimas soportan ya pérdidas reales de poder adquisitivo en ese periodo.

    La nueva fórmula de revalorización de pensiones impuesta en 2013 acumula así dos años consecutivos de severas pérdidas, en 2016 (-1,35 puntos porcentuales) y en 2017 (-0,95), un efecto que se prevé mantener en 2018 y al que se le sumará en 2019 el efecto del Factor de Sostenibilidad sobre la pensión inicial de los nuevos jubilados.

    También las pensiones mínimas y las pensiones no contributivas se están viendo afectadas por una revalorización limitada al 0,25% anual, haciendo que los casi 3 millones de personas que perciben este tipo de pensiones, que son las más bajas, se vean especialmente afectados por la pérdida de poder de compra que arrastran. Han sufrido un efecto aún peor la mayoría de las prestaciones familiares de la Seguridad Social y las prestaciones sociales vinculadas al IPREM, que se han visto directamente congeladas en 2018, víctimas de la prórroga presupuestaria que, en este caso, el Gobierno no ha querido, hasta hoy, corregir.

    Para revertir esta situación, CCOO vuelve a insistir en la necesidad de que el Gobierno convoque de forma urgente la Mesa de Diálogo Social para abordar la discusión de medidas concretas de mejora de ingresos que puedan trasladarse inmediatamente a los Presupuestos Generales del Estado para 2018, de modo que el sistema público de seguridad social garantice el doble objetivo de la suficiencia de sus prestaciones y la sostenibilidad de las mismas.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.