Manuel Pina, sobre el paro registrado en Aragón "El paro aumenta en marzo en una cifra sin precedentes desde 2009"

  • El primer impacto del Coronavirus provoca que el paro en Aragón suba hasta las 72.481 personas, 5.509 más, un 8,23%, respecto al mes de febrero

 A pesar de que las estadísticas no recogen los datos de ERTES, en marzo el paro ha crecido en Aragón hasta los 72.481 personas paradas, un 8,23% más respecto a febrero y un 10,81% más con relación a marzo de 2019, lo que supone el mayor incremento en la serie histórica de paro registrado desde 2009 por la excepcional situación generada por la crisis del coronavirus. A estos malos datos se suma el efecto calendario por la estacionalidad de nuestra economía y que hará que no se creen los puestos de trabajo que habitualmente se generan en esta época del año coincidiendo con la Semana Santa, el sector turístico y de ocio.

02/04/2020.
MP en Aragón TV paro

MP en Aragón TV paro

Vivimos una crisis sin precedentes. Al dramático balance en términos sanitarios que está dejando el coronavirus se une el fuerte impacto que está sufriendo la economía y el mercado laboral. Aunque en las estadísticas conocidas hoy no se recoge el número de trabajadores afectados por ERTES, en el mes de marzo aumentó el paro en Aragón hasta las 72.481 personas, 5.509 más que en febrero que supone un incremento del 8,23%. En España se han registrado 3.548.312 de personas desempleadas, 302.265 más que en febrero que equivale a un incremento del 9,31%.

Los datos interanuales respecto al mes de marzo de 2019 muestran un aumento del paro de 7.069 personas, un 10,81%, mientras que en el conjunto del Estado el paro interanual crece en 293.228 personas, un 9,01% más. A estos datos se suma el efecto calendario por la estacionalidad de nuestra economía y que hará que no se creen los puestos de trabajo que habitualmente se generan en esta época del año coincidiendo con la Semana Santa, el sector turístico y de ocio.

La evolución del paro tiene también su reflejo en la afiliación media a la Seguridad Social que cae hasta los 567.875 afiliados, 7.710 afiliaciones menos que supone un descenso del 1,34% respecto al mes de febrero. En España lo hace hasta los 19.006.760 afiliados, un 1,26% menos. En términos anuales la afiliación cae en 936 personas, un 0,16%. En el conjunto del Estado disminuye en 36.817 afiliaciones, lo que representa una 0,19% menos respecto a marzo de 2019.

Hay que señalar que el impacto de la pandemia del coronavirus se empieza apreciar de forma notoria a partir del día 12 de marzo, por lo que el dato de afiliación media no refleja con rigor lo ocurrido en el conjunto del mes. La estadística de afiliaciones a la Seguridad Social a último día de mes resulta más ilustrativa de la evolución del empleo y la repercusión de la crisis. A 31 de marzo, el número de personas afiliadas a la Seguridad Social fue de 18.445.436, lo que supone que hasta ese día el sistema perdió 833.979 afiliados en toda España, un 4,33% menos, en el caso de Aragón la estimación estaría en torno a las 23.000 afiliaciones menos lo que supondría un descenso aproximado del 4% respecto a febrero.

Ante la gravedad de la situación y el impacto en el empleo de la crisis del coronavirus, se han agilizado los trámites de los ERTES para que las empresas se pudieran adaptar y como alternativa a los despidos masivos. En Aragón se han registrado hasta el pasado 27 de marzo 1.504 expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE), que afectan a 19.250 trabajadores. Desde CCOO consideramos que esta cifra puede ser mucho mayor ya que la información no está actualizada debido al retraso que se ha producido en la tramitación ante el elevado número de expedientes presentados en estas semanas. Por esta razón urge que se refuerce el personal y recursos del Servicio Estatal de Empleo Público (SEPE) para desbloquear el colapso existente por la cantidad de ERTES presentados, agilizar su tramitación y garantizar que los trabajadores afectados puedan acceder lo antes posible a la prestación por desempleo.

Los datos a nivel estatal tampoco son fiables por la falta de información actualizada, pero de la información disponible de las consejerías de las distintas comunidades autónomas se han registrado un total de 299.455 ERTES, que afectan a cerca de 1,6 millones de trabajadores hasta el momento, como consecuencia del cierre de negocios y establecimientos en todo el país para contener la propagación del coronavirus entre la población.

Resulta evidente que los sectores más afectados por el primer impacto de esta crisis fueron construcción y servicios con el cierre de actividades enteras como el comercio, la hostelería, el sector turístico o las actividades relacionados con el ocio y la cultura. Tenemos que recordar que estas actividades fueron las primeras afectadas antes de que entrase en vigor el lunes pasado el Real Decreto-ley 10/2020, de 29 de marzo, de la paralización de toda actividad que no sea esencial. Los datos de paro registrado por sectores así lo demuestran con un aumento de 4.182 parados, un 9,09%, en servicios y de 584 parados, un 13,97%, en construcción. En agricultura el paro creció en 170 personas, un 4,68%, mientras que la industria lo hizo en 571 personas que supone un 7,50% de incremento.

Por sexos, el paro crece más entre los hombres que entre las mujeres. Entre los hombres hay 3.251 parados más, un 12,09%, mientras que entre las mujeres crece en 22.58 paradas más, un 5,63% de aumento respecto a febrero. Esto se debe a la incidencia que inicialmente ha tenido esta crisis en sectores más masculinizados, aunque con el paso de tiempo y el impacto global que está teniendo terminará afectando a todos los sectores económicos aunque su futura recuperación será muy desigual.

Por provincias, en términos mensuales, el paro subeen las tres. En Huesca se registran 987 parados más (11,46%), en Teruel 432 parados más (7,739%) y en Zaragoza se contabilizan 4.090 personas más en desempleo (7,75%). En términos anuales el paro aumenta en Zaragoza en 5.216 personas (10,10%), en Huesca lo hace en 1.280 (un 15,38%) y en Teruel en 573 (un 10,52%).

Como es lógico la contratación laboral se ha derrumbado a partir del 12 de marzo. El número de contratos registrados ha sido de 33.914, es decir, 10.969 menos que en febrero (-24,44% mensual) y 11.281 menos que en el mes de marzo del año anterior (-24,96% anual). En el conjunto de España se formalizaron 1.256.510 contratos, lo que supone una disminución de la contratación de 338.253 contratos (-21,21%) respecto a febrero y de 453.338 contratos (-26,51%l) respecto a marzo de 2019. La contratación indefinida se situó en 4.279 contratos en Aragón, 393 contratos menos que en febrero (-8,41% mensual) y 326 menos que en marzo de 2019 (-7,08% anual). Este tipo de contratación supuso el 12,62% de los contratos firmados en marzo en Aragón.

Para CCOO Aragón la prioridad absoluta es combatir la crisis sanitaria, salvar vidas, parar el número de contagios para evitar la muerte de más personas. Pero además de atender esta prioridad hay que tomar las medidas necesarias permitan hacer frente al brutal impacto económico y laboral que está teniendo esta crisis. Los datos que hemos conocido hoy del paro registrado son una clara muestra de que esta crisis está alcanzando cifras desconocidas hasta le fecha con el cierre completo de sectores económicos, cientos de miles de contratos suspendidos por los ERTES y de despidos individuales, muchos de ellos de trabajadores con contrato temporal que han perdido sus puestos de trabajo al haberse producido sus despidos antes de la entrada en vigor del Real Decreto-ley 9/2020, de 27 de marzo.

Evitar la destrucción de empleo y proteger a los trabajadores afectados por los ERTES, es una de las prioridades del sindicato. Por ese motivo negociamos con el Gobierno la agilización y flexibilización de plazos de los ERTES como un medio para salvar cientos de miles de puestos de trabajo, pero esto requiere que el Gobierno redoble los mecanismos de control para evitar la picaresca de algunas empresas controlando la causa de presentación de los ERTES, las condiciones de su aplicación y sobre todo garantizando la incorporación de todos los trabajadores afectados a sus puestos de trabajo cuando finalicen los expedientes.

CCOO Aragón valora que el Gobierno haya atendido las demandas sindicales y aprobado un buen número de medidas económicas y sociales dirigidas a proteger a una parte más de las personas más vulnerables, temporales que finalizan su contrato sin derecho a desempleo, personas que precisan apoyo para el pago del alquiler, una prestación para las empleadas de hogar, atención especial a las mujeres que sufren violencia de género, o el aplazamiento de cotizaciones para los autónomos.

Siendo positivas estas medidas sigue habiendo colectivos sin ningún tipo de prestación y muy vulnerables, trabajadores que han finalizado sus contratos temporales, desempleados que han agotado prestaciones contributivas o asistenciales o que no pueden acceder a ellas, personas que han reducido su jornada laboral para cuidar de los hijos (en su mayoría mujeres), la inseguridad de las empleadas del hogar que están en la economía sumergida sin acceso a ayuda alguna o trabajadores de ETTs que desempeñan su labor en empresas que están aplicando ERTES y que les están comunicando la suspensión del contrato en base al artículo 45 del convenio colectivo de las ETTs impidiéndoles a la prestación por desempleo, son un claro ejemplo de colectivos que se encuentran en una situación de vulnerabilidad absoluta.

Desde CCOO exigimos al Gobierno la necesidad de ampliar la protección a los trabajadores y colectivos más vulnerables durante esta crisis, colectivos como los mencionados que no pueden acceder a las prestaciones por desempleo y que al no entrar tampoco en la figura del ERTE no tienen ninguna garantía de recuperar su puesto de trabajo cuando finalice esta situación. A través del diálogo social tenemos que ser capaces de cubrir estas necesidades para que las personas más vulnerables no sean las que mayor coste tengan que soportar en esta crisis. Hay que seguir avanzando, con negociación y diálogo social, para que, una vez superada la crisis sanitaria, se pueda garantizar una salida de la recesión económica con el menor coste social y con la menor destrucción de empleo posible.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.