Declaración de la CES ante las decisiones del Eurogrupo y del Consejo sobre el paquete de respuesta a la crisis

    A menos de un mes del comienzo de los cierres en muchos países de la UE debido al brote de COVID-19, el número de trabajadores y trabajadoras desempleados adicionales ha superado los 4 millones, con cientos de miles de empresas cerradas y muchas con pocas probabilidades de sobrevivir a la emergencia.

    06/04/2020.
    CEs y coronavirus

    CEs y coronavirus

    Al mismo tiempo, se han adoptado medidas para apoyar a las empresas que se enfrentan a dificultades y proporcionar a los trabajadores suspendidos de su empleo, acuerdos de trabajo a jornada reducida y compensación de ingresos en la mayoría de los Estados Miembros, lo que permite salvar millones de puestos de trabajo.
    Sin embargo, las iniciativas de apoyo financiero anunciadas por la Comisión Europea y el BCE al principio del bloqueo, se aplicaron de manera deficiente y no llegaron a las economías nacionales y a los presupuestos públicos.
    Por este motivo, la CES insta a los Ministros de Finanzas y a los líderes de la UE a que aprueben y apliquen rápidamente todas las nuevas medidas extraordinarias propuestas por el Presidente del Eurogrupo. La CES propone otras recomendaciones importantes que deben ser tenidas en cuenta.
    SURE
    La aplicación de SURE tiene que realizarse recomendando a los Estados Miembros que:
     Establezcan planes de trabajo de corta duración y otras medidas similares en todos los países;
     Aseguren que esas medidas abarquen a todos los trabajadores y trabajadoras, incluidos los atípicos y autónomos, y todos los sectores y empresas, incluidas las PYMES;
     Proporcionen financiación para esas medidas sólo a los empleadores que no despidan a los trabajadores;
     Diseñen y aploquen las medidas a través del diálogo social.
    MEE
    La activación del Mecanismo Europeo de Estabilidad para la emergencia de COVID-19:
     debe estar disponible también para los Estados miembros no pertenecientes a la zona euro;
     debe dar prioridad al apoyo a los sistemas de atención de la salud y otros sistemas de protección social;
     no debe implicar ninguna condicionalidad macroeconómica o reformas estructurales impuestas a los Estados Miembros;
     los reglamentos sobre el uso del MEE deben adaptarse consecuentemente.
    BEI
    La activación de la financiación del Banco Europeo de Inversiones para la emergencia de COVID-19:
     debe dar prioridad a las PYME, pero también a los servicios públicos (en particular a la atención sanitaria) y a las infraestructuras sociales;
     no debe incluir ninguna condicionalidad macroeconómica;
     las garantías y los préstamos deben ser accesibles a las PYMES sin costes administrativos o de otro tipo
    Para cada una de las tres medidas:
     La dimensión de la financiación prevista (200.000 millones de euros para MEE y BEI, 100.000 millones de euros para SURE) debe ser revisada tan pronto como sea necesaria una financiación adicional;
     La activación debe ser inmediata;
     Los préstamos a los Estados Miembros deben ser con reembolso a largo plazo y con cero o negativo tipos de interés.
    Si bien estas medidas pueden ser eficaces para hacer frente a la actual situación de emergencia si se aplican de conformidad con las recomendaciones anteriores, van a aumentar la deuda de los Estados miembros y no bastarán para apoyar la recuperación después de la emergencia.
    A este respecto, sólo un Plan Extraordinario de Recuperación puede crear las condiciones para un crecimiento sostenible e integrador a medio y largo plazo en Europa.
    Ese Plan, que el Consejo Europeo ya ha encargado a la Comisión Europea que diseñara, debería incluir:
     Una decisión rápida sobre su activación y aplicación;
     Un instrumento de deuda pública para emitir bonos a nivel de la Unión Europea y nuevos impuestos comunitarios, para proporcionar una adecuada financiación a los Estados Miembros y para aumentar los recursos propios de la Unión Europea;
     Una rápida aprobación del Marco Financiero Plurianual para el próximo período de 7 años sin más demora, que debería incrementarse considerablemente mediante el mencionado instrumentos para complementar los recursos propios de la UE;
     La adopción de un modelo de crecimiento sostenible e inclusivo para la UE, basado en las iniciativas ya lanzadas por la Comisión Europea, incluyendo el Pacto Verde, el Plan de Acción para la aplicación del Pilar Europeo de Derechos Sociales, la iniciativa de Salarios Mínimos Justos, la iniciativa de Transparencia de las remuneraciones, una nueva estrategia de política industrial para la UE y el Pacto Digital -y una hoja de ruta concreta para la aplicación en la UE de los Objetivos de Desarrollo Sostenible del Programa 2030 de las Naciones Unidas.
    La Unión Europea se enfrenta a una emergencia sin precedentes. Sólo si todos somos capaces de poner en marcha todas las medidas necesarias ahora, será posible evitar una nueva y dramática crisis económica y social.
    El proyecto europeo y nuestras democracias están en peligro, hay una necesidad desesperada de responsabilidad y solidaridad para mostrar a los ciudadanos y trabajadores de la UE que podemos construir juntos una Europa que les proteja.

     

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.