El Gobierno debe actuar para evitar las prácticas abusivas que se están dando con las subidas de precios de productos básicos

    Los precios suben en Aragón un 0,1% en el mes de mayo dejando la inflación anual en el -1,3%. Este dato supone el mayor retroceso de la tasa anual del IPC de los últimos cuatro años, provocada por la caída del precio del petróleo y el hundimiento del consumo debido a la crisis del Covid-19, pero por el contrario se incrementan los precios de los alimentos un 2,8% anual. El sindicato advierte que hay que actuar para evitar las prácticas abusivas en los precios de los productos básicos como la alimentación, y considera imprescindible aprovechar esta situación para poner en marcha políticas fiscales expansivas para contrarrestar los efectos de la crisis del Covid-19 y repartir de forma justa los esfuerzos para la reconstrucción de la economía y el empleo.

    12/06/2020.
    IPC mayo 2020 en Aragón. Fuente: Instituto Aragonés de Estadística.

    IPC mayo 2020 en Aragón. Fuente: Instituto Aragonés de Estadística.

    El Índice de Precios de Consumo (IPC) subió en Aragón un 0,1% en mayo respecto a abril, situando la tasa interanual de inflación en un histórico -1,3%, una décima menor respecto a abril (-1,2%) y cuatro décimas por debajo de la inflación española que se situó en el -0,9%. Este resultado nos sitúa en un nivel de inflación inédito del -1,3% y como la tercera comunidad autónoma, por detrás de Castilla-La Mancha y Castilla y León, con la inflación más baja. Este dato supone el mayor retroceso de la tasa anual desde hace cuatro años.

    Con los datos conocidos hoy sobre la evolución de los precios, el IPC interanual encadena cuatro meses de retrocesos y dos meses con tasas negativas. Como comentábamos esto es debido a la fuerte caída del consumo por la crisis del Covid-19 y al abaratamiento de los carburantes y combustibles que disminuyeron un 7,5% durante el mes de mayo y un 17% respecto a 2019, disminuciones que contrastan con el fuerte repunte en los precios de los alimentos en medio de la pandemia del coronavirus.

    Así es, los precios de los alimentos y bebida alcohólicas registran un incremento del 2,8% en su tasa anual. De ellos, los alimentos no elaborados alcanzan una tasa del 5,4% y los productos frescos llegan a crecer en mayo un 6,8% en términos anuales, tasas similares a las de mes de abril y que resultan indicativas de que se están dando prácticas abusivas en el precio de estos bienes aprovechando la actual coyuntura.

    Los grupos de bienes que mayor descenso de precios registran en Aragón durante el mes de mayo son Ocio y Cultura con -1,4%, seguido de Trasporte con un -1% y Vivienda con una disminución del -0,1% mensual. El fuerte descenso de los precios de los combustibles y la electricidad repercute directamente en estos dos últimos grupos registrando una caída de precios anual del -8,7% para Transporte y del 7,7% para Vivienda. En el otro lado tenemos Hoteles, Cafés y Restaurantes donde suben los precios un 0,4%, Medicina que sube sus precios un 0,7% en mayo y sobre todo Vestido y Calzado donde se incrementan los precios un 3,1%. Con relación a mayo de 2019 es el grupo de Alimentos y bebidas no alcohólicas el mayor aumento de precios registra con un 2,8%.

    La inflación subyacente, es decir la estructural, que no tiene en cuenta ni los alimentos no elaborados ni el precio de los carburantes, sube una décima Aragón hasta el 1,1%, idéntica cifra que la media española suponiendo un valor mucho mayor que el de inflación general y reflejando el fuerte impacto que tiene en el IPC los precios del crudo.

    La bajada del IPC por debajo de cero en mayo se debe a factores energéticos por la bajada del precio del crudo que se viene arrastrando desde hace meses y a la caída de la demanda como consecuencia del impacto de la crisis del Covid-19 y el parón de la economía. Esta situación general, unida a las previsiones de descenso en el PIB del 9% en 2020 publicadas el lunes pasado por el Bando de España, implica que las tasas de inflación van a estar presionadas a la baja durante los próximos meses mientras duren los efectos del parón y no se consolide la recuperación de la economía.

    CCOO de Aragón considera imprescindible aprovechar esta situación de inflación baja para poner en marcha políticas fiscales expansivas como las que van a ser necesarias por tiempo sostenido para contrarrestar los efectos de la crisis del Covid-19 y repartir de forma justa los esfuerzos para la reconstrucción de la economía y el empleo.

    Por otra parte, vemos con extraordinaria preocupación el fuerte incremento de precios que se está dando para determinados productos básicos como la alimentación o los productos sanitarios, por lo que consideramos que el Gobierno debería poner especial atención a que no se produzcan prácticas abusivas en los precios de estos bienes esenciales (alimentos, suministros básicos), o cuya demanda en el confinamiento haya hecho muy demandados (mascarillas, guantes y otros productos sanitarios). La regulación de ciertos precios se ha demostrado completamente compatible con mantener el abastecimiento de estos productos.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.