Ante un posible escenario deflacionista CCOO apuesta por derogar la reforma laboral

    En septiembre, los precios subieron en Aragón un 0,1% dejando la inflación anual en el -0,5%, una décima por debajo de la media española (-0,4%) lo que sitúa a Aragón como la quinta comunidad más inflacionista. La moderación de los precios en septiembre se debe al encarecimiento de la electricidad y de los precios de servicios vinculados al ocio y al turismo que disminuyeron menos que en 2019.
    CCOO Aragón observa con preocupación las tasas negativas de inflación y el bajo índice de la inflación subyacente.

    14/10/2020.
    Tasa de variación interanual. Fuente IAEST

    Tasa de variación interanual. Fuente IAEST

     Unas tasas que reflejan el escaso dinamismo de la economía aragonesa, el desplome del consumo y de la inversión privada que aún se encuentran en tasas negativas. Las bajas tasas de inflación propician un escenario idóneo para desarrollar una política económica expansiva y contar con unos presupuestos públicos inversores que permitan impulsar la actividad económica, crear empleo y fortalecer el estado de bienestar.
    Ante una posible situación prolongada de bajada de precios y el riesgo real de caídas generalizadas de los salarios que conlleva, CCOO considera que hay que derogar los aspectos más lesivos de la reforma laboral. Recuperar la ultraactividad de los convenios, la prevalencia del convenio de sector sobre el de empresa y que se regule la subcontratación.

    El Índice de Precios de Consumo (IPC) en Aragón subió un 0,1% en septiembre con relación al mes anterior, una décima por debajo de la media española donde la variación de precios fue del 0,2%. Este ligero repunte de los precios ha hecho que la tasa interanual suba hasta el -0,5%, dos décimas superior al -0,7% registrado en agosto, debido principalmente al encarecimiento de los precios de la electricidad, el ocio y el turismo que disminuyeron menos que en 2019, según los indicadores publicados hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Con este avance de una décima, el IPC sigue aumentando después de haber retrocedido en julio tres décimas.
    Con una inflación del -0,5%, Aragón se sitúa una décima por debajo de la inflación media en la relación al dato nacional que se sitúa en el -0,4% en septiembre, una décima más que en agosto y se posiciona como la quinta comunidad autónoma con menor inflación. Con el dato de septiembre, la inflación encadena seis meses en tasas negativas.
    Las causas que justifican que los precios mantengan esta tendencia a la baja en términos comparativos con el año pasado, se encuentran en los bienes energéticos, que han mantenido sus precios muy por debajo respecto al mismo período del año anterior. Pese a que los precios de la electricidad y de los combustibles fósiles han crecido comparándolos al mes anterior, su crecimiento no ha sido capaz de contrarrestar los descensos que han sufrido a lo largo de los últimos meses, sobre todo cuando la actividad económica se paralizó de manera casi global.
    Si analizamos la evolución que ha sufrido, por ejemplo, el mercado de la electricidad minorista se puede ver que en septiembre sus precios crecieron un 2,4% respecto a julio. Si observamos sus precios respecto a septiembre de 2019 han sufrido un descenso de casi un 10%. Algo similar ocurre en el mercado del crudo. Tomando los precios del barril de Brent como referencia de este mercado se puede apreciar como el precio de éste ha subido, en términos intermensuales, un 3,2% en septiembre, pero si tomamos la tasa interanual la caída es de un 23%.
    Los grupos de bienes que mayor aumento de precios registran en Aragón durante septiembre son Vestido y Calzado con un 4,6%, Enseñanza con un 1,4% y Vivienda con un 0,7%. Los que más bajaron fueron Ocio y Cultura con un -2,2%, Transporte con un -0,5% y Hoteles, cafés y restaurantes con un -0,4%.
    El fuerte descenso acumulado durante estos meses en los combustibles y la electricidad hace que la reducción de precios interanual más acusada se de en Transporte con un -5,7% y en Vivienda con -2,6%. En el otro lado tenemos Enseñanza y con un incremento de 1,9%, Alimentos y Bebidas no Alcohólicas donde suben los precios un 2,1% anual y Otros servicios con un incremento del 2,5% respecto a septiembre de 2019.
    La inflación subyacente, es decir la estructural, que no tiene en cuenta ni los alimentos no elaborados ni el precio de los carburantes, se sitúa en Aragón en el 0,6%, dos décimas por encima de la media española (0,4%) suponiendo un valor mucho mayor que el de inflación general. El dato de la inflación estructural muestra, por una parta, el fuerte impacto que tienen en el IPC los precios de los productos energéticos y por otra parte el ciclo recesivo en el que se encuentra nuestra economía.
    Factores energéticos ligados al parón económico mundial han situado a la inflación en el terreno de tasas negativas. Es de esperar que al relajarse las medidas extraordinarias que han afectado tanto a las economías de los hogares como a los mercados internacionales se produzcan alzas respecto a los recientes valores extraordinarios y coyunturalmente bajos.
    Excluyendo factores transitorios, la inflación lleva moviéndose en cifras muy bajas desde la crisis de 2008. Esto proporciona escenario óptimo para que se produzcan políticas de impulso a la actividad económica, tanto desde el Banco Central Europeo como desde los presupuestos públicos. Por esa razón desde CCOO de Aragón consideramos imprescindible disponer para 2021 de unos Presupuestos Generales del Estado y unos Presupuestos de Aragón de claro carácter expansivo que permitan reactivar la economía, crear empleo de calidad y reforzar el estado de bienestar.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.